¿Necesita ayuda? Llame a nuestra línea gratuita de asistencia Repro Legal: 844-868-2812

Tus Derechos Cuando la Policía se Pone en Contacto Contigo

Cuando la policía se pone en contacto contigo puede ser aterrador y puede resultar difícil recordar todos tus derechos. Lo más importante que debes tener en cuenta es:

No hables con policías. Si la policía te dice que puedes irte, tienes derecho a irte. Si la policía te dice que no puedes irte, significa que estás detenido y tienes derecho a guardar silencio.

Pregunta si eres libre de irte. Si la policía te dice que puedes irte, tienes derecho a irte inmediatamente. No tienes que responder a sus preguntas.

Si te dicen que no eres libre de irte, significa que estás detenidx. Aunque no puedas irte, no debes hablar con la policía ni responder a sus preguntas. Tienes derecho a guardar silencio. Este es el caso incluso si no te han esposado, no te han llevado a otro lugar o no te han leído tus derechos. Tienes estos derechos aunque la policía no te los lea ni te los mencione. Puedes decir: «No quiero hablar más con ustedes. Quiero hablar con unx abogadx».

Ver enlace a ¿Cuáles son mis derechos si me detienen?

Pídeles más información sobre el motivo por el que te llaman y obtén los datos de contacto de le agente. Puedes avisarle que hablarás con unx abogadx antes de volver a llamar o de ir a comisaría. Siempre puedes pedir que alguien, incluido unx abogadx, te acompañe a la comisaría. Siempre es una buena idea no reunirse con la policía a solas.

Si la policía se puso en contacto contigo por algo que ocurrió durante tu embarazo, incluyendo un aborto, o por ayudar a alguien a interrumpir un embarazo, llámanos al 844-868-2812. Podemos ponerte en contacto con unx abogadx de confianza antes de que vayas a comisaría.

No hables con la policía sin unx abogadx. Si te han detenido por algo que ocurrió durante tu embarazo, incluyendo un aborto, o por ayudar a alguien a interrumpir un embarazo, llámanos al 844-868-2812.

La policía tenía la obligación de informarte de tus derechos durante una detención. Eso ya no es cierto, pero muchxs todavía lo hacen. Estos derechos se llaman Advertencias Miranda, que pueden sonar un poco diferente dependiendo de dónde te encuentres, pero en general, así es como se ven y suenan:

Tienes derecho a guardar silencio, cualquier cosa que digas o hagas será utilizada en tu contra en un tribunal.

  • Esto significa que no tienes que hablar con la policía. Tu elección de guardar silencio no puede ser utilizada en tu contra.
  • Aun así, tienes que decir algo cómo «ejerzo mi derecho a guardar silencio» y dejar de hablar.

Tienes derecho a unx abogadx. Si no puedes pagar por unx abogadx, se te asignará unx que te ayude, sin costo alguno para ti.

  • Dependiendo de dónde te detengan, tu derecho a unx abogadx puede darse en momentos diferentes. En algunos estados, unx abogadx vendrá a hablar contigo antes de que veas al juez. En otros, te asignarán unx abogadx después de tu primera comparecencia ante el tribunal. Si no estás segurx, siempre puedes pedir hablar con unx abogadx.
  • Para conseguirlx, tienes que decir algo como «Quiero hablar con unx abogadx. Ejerzo mi derecho a guardar silencio». Después, permanece en silencio. No hables con la policía después de hacer valer tus derechos.

Esto se llama interrogatorio y puede ocurrir en cualquier sitio: en la calle, en tu casa o en cualquier otro lugar. No es necesario que te lleven a comisaría.

La policía puede leerte las Advertencias Miranda, pero no está obligada a hacerlo. La policía puede preguntarte si entiendes las advertencias y luego preguntarte de nuevo si quieres hablar con ellxs. Recuerda: aunque la policía no te diga nada sobre tus derechos y te lea las Advertencias Miranda, sigues teniendo derecho a permanecer en silencio y a hablar con unx abogadx.

La mayor parte del tiempo, la policía necesita una orden judicial o tu permiso para registrar tu cuerpo o tu casa. Una orden judicial es un papel firmado por unx juez que permite a la policía realizar determinadas detenciones o registros. La policía también necesita una orden judicial o tu permiso para entrar en tu casa.

Una orden de registro indica a la policía dónde puede registrar y qué puede buscar. No tienes obligación de permitirles que busquen en ningún lugar que no figure en la orden. También puedes negarte a que registren tu casa si la policía no tiene una orden firmada por unx juez.

A veces la policía está autorizada a registrarte a ti o a tu casa sin una orden judicial. Estas se llaman excepciones, e incluyen:

  • Durante o inmediatamente después de una detención, la policía puede registrarte a ti y la zona cercana
  • Si la policía puede ver pruebas de un delito sin entrar en tu casa
  • Si la policía está en tu casa, pueden registrar o llevarse las pruebas que vean, aunque no estén incluidas en la orden de registro.
  • Si la policía cree que alguien está en peligro inminente o que se está cometiendo un delito en ese momento
  • Si la policía cree que hay pruebas de un delito en un carro durante un control de tráfico.

Si la policía tiene una orden de registro, puedes pedir ver la orden, pedir una copia de la orden y hacer una foto de la orden y enviársela a alguien, incluso a tu abogadx.

Sí, puedes grabar abiertamente a la policía mientras trabaja, siempre que no les impidas hacer su trabajo. Algunos estados tipifican como delito grabar en secreto a cualquier persona, incluida la policía, sin su permiso.

A veces, la policía desconoce la ley y te dice que dejes de grabar o intenta quitarte el dispositivo.

La aplicación Justicia Móvil de la ACLU, disponible en algunos estados, puede subir automáticamente las grabaciones a la ACLU. Obtén más información aquí.

Rellene nuestro formulario seguro para hablar con un abogado

To top